Dia 19 – Satisfecho con su Misión
Posted on February 21, 2014 by

21dayfasSPANISHt copy

Lectura: Filipenses 1:19-30

La mayoría de la gente reconocerá el nombre de Charles Haddon Spurgeon, también conocido como el “Príncipe de los Predicadores” a los mediados del siglo XIX por su ministerio de predicación feroz. Sin embargo, pocos saben de su esposa, que tuvo un ministerio propio muy fructífero. Después de dar a luz a niños gemelos, cayó enferma y nunca se recuperó. Susanna paso gran parte de su vida sufriendo de dolencias físicas que la mantenían en cama durante largos períodos de tiempo. Fue una esposa devota y una esposa que respaldaba el ministerio de su esposo, a menudo corregía su trabajo y ofrecía sus opiniones (él buscaba y disfrutaba de sus opiniones). En una ocasión, después de leer algunos de los sermones de Spurgeon ella expresó el deseo de que todos los ministros en Inglaterra tuvieran acceso a ellos. A lo que él respondió: “Entonces ¿por qué no hacerlo: ¿cuánto darás?” De esto surgió el nacimiento del Fondo de libros, el cual proporcionó a los ministros que no podían pagar por los libros de estudio teológicos y recursos de crecimiento que nunca habrían podido costear. Pastores en ese tiempo apenas tenían suficiente dinero para alimentar a sus familias. Susanna utilizo la mayor parte de su propio dinero y dedicó el resto de su vida, entre apoyar a su esposo y la formación de sus hijos, a este ministerio fructífero. Como una obra de fe, el Fondo de libros proporcionó a un par de miles de pastores con herramientas para su trabajo y la gloria de Dios. Este ministerio pionero fue administrado desde la casa de Susanna.

Me encanta leer acerca de cómo Susanna utilizó su circunstancia, tan desafortunada como era, para promover la obra de Cristo. A pesar de que estaba atada por la enfermedad, el evangelio no lo estaba. Pablo estaba encarcelado en Roma y escribió la carta a la iglesia de Filipos desde la cárcel. No era la cárcel moderna tal como la conocemos hoy en día, él estaba encadenado a un guardia 24 horas al día, con cambio de turnos cada 6 horas. Pablo no vio a sus circunstancias como algo triste, sino como una oportunidad dada a él para proclamar a Cristo! (Fil. 1:12-14) Filipenses 1:19-24 tiene esa famosa frase la cual muchos de nosotros sabemos mentalmente, pero con la cual no estamos realmente familiarizados, “siempre, Cristo será exaltado en mi [Pablo] cuerpo, o por vida o por muerte. El vivir es Cristo, y el morir es ganancia.” Los mas probable es que no hay mayor ejemplo además de Jesús, de un hombre que vivió más en la misión que Pablo, quien consideraba su única ambición de proclamar a Jesús. El secreto es este: Cuando tu único propósito es exaltar a Cristo con tu vida por medio del Espíritu verás cada circunstancia como una oportunidad dada por Dios para promover el evangelio y regocijarte en lo que Dios va a hacer en lugar de quejarte de lo que no ha hecho. Así es como nos regocijamos en el evangelio, no importa cuáles sean las circunstancias y también como experimentamos más de lo que significa imitar a Jesús. A través de las pruebas personales en su servicio al cuerpo de Cristo, Pablo experimentó lo que ningún incrédulo o cristiano mediocre jamás podría haber experimentado, los beneficios de alegría de la unión con Cristo a través del sufrimiento (Fil. 2:1-7; Col. 1:24).

Pablo dijo que vivir es Cristo y el morir es ganancia. Esto significa que no importa la circunstancia, podemos regocijarnos en el evangelio, aun si perdemos nuestras vidas, porque lo que ganamos tiene un valor incalculable y la sangre de Cristo lo asegura. Tenemos la alegría de una promesa que continuamente es llena y que se cumplirá en el seguro regreso de Cristo (Fil. 1:6). Ahora, en respuesta a esta gran noticia, hemos de vivir vidas que den testimonio de este gran privilegio dado por Dios, esforzándonos hacia adelante a ver a Jesús ser exaltado en nuestras vidas e iglesias, manteniéndonos firmes en un mismo espíritu (ver. 26-27). Para aquellos de ustedes que dicen creer en él, han sido crucificados con Cristo (Gal. 2:20) y la vida que estás viviendo ahora ya no es tu vida para hacer con ella lo que quieras. Debemos magnificar a Cristo en todas las circunstancias, para experimentar la verdadera alegría que nos ha confiado (Fil. 29-30). Esta es nuestra misión y la voluntad de Dios por la cual ayunas, y para volver a realinearte a su voluntad. Como Susanna Spurgeon y su famoso esposo y un sinnúmero de otros héroes de la fe, como Pablo antes de todos ellos y él de nuestro Señor Jesucristo, en todo lo que hagamos, debemos hacerlo para la gloria de Dios. A él sea toda la gloria y la alabanza en la tierra y en el cielo para siempre, amén.

Oración: Señor, ayúdame a ver que tu plan es más grande que cualquier prueba o circunstancia que yo pueda estar experimentando. Ayúdame a ver a Jesús y ser animado por el Espíritu Santo para sobrellevar para la alabanza de tu glorioso nombre . Fortalece mi corazón y renueva un espíritu recto dentro de mí para que yo pueda caminar fielmente en el camino que has puesto delante de mí sea lo que sea. En el gran nombre Jesús yo oro, Amén.

Para profundizar: Este ayuno esta poco a poco ayuno esta concluyendo hemos podido experimentar en esto días el despojarnos de muchos de nuestros deseos con el fin de conocer más a Jesús. También seguramente descubrimos áreas en nuestras vidas que tenemos que trabajar aún más, mi concejo es que usemos este día para identificar esas áreas y buscar en la Biblia versos que nos ayuden a meditar en como Cristo nos dice que debemos de vivir es esas situaciones en nuestra vida en las que dejamos que la carne nos domine.

Oración para CityLights: Oremos para que Dios elimine todos los ídolos dentro de nosotros.

Versículo para memorizar: Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. (Filipenses 1:21 RVR60)

Comments are closed.