Dia 21 – Satisfechos con el Trono de Jesús
Posted on February 23, 2014 by

21dayfasSPANISHt copy

Lectura: Apocalipsis 4 y 5

Tengo que admitirlo: me pierdo a veces. Pero antes de pensar, “¡Wow, un hombre admitió que se pierde!” no es lo que piensas. Me pierdo a veces cuando voy del trabajo de regreso a la casa. No, no es porque no sé a dónde voy. Es porque soy un pensador. Déjeme darle un ejemplo: Yo trabajo en una escuela lleva el nombre de un héroe de la Guerra Revolucionaria. Y si pienso en eso, rápido pienso en George Washington. Entonces de ahí voy a pensar en el billete de un dólar. Luego pienso en los diferentes billetes y quienes son los que salen o están en el billete. Entonces de ahí paso a pensar acerca de cómo funcionan los falsificadores. Entonces luego comienzo a pensar acerca de cómo el FBI atrapa falsificadores, y lo genial que sería tener ese trabajo. Antes de darme cuenta, he perdido mi turno en Austin y estoy pasando Harlem. Puede que en algunos momentos el perderse sea algo malo, pero no siempre. En Apocalipsis 4 y 5, vemos una imagen de lo que significa perderse en Dios en adoración. No, no me refiero estar perdido en una canción, o perdido en una multitud, o perdido en el momento, me estoy refiriendo a estar perdidos en la maravilla, la majestad, la dignidad y la santidad de quien es Dios y lo que Su Hijo logro en la cruz.

El centro de nuestra adoración es Dios y no nosotros. En estos dos capítulos de Apocalipsis, vemos todos estos seres, angelicales y humanos, que rodean el trono, cayendo postrados y adorando al Padre en su trono (Apocalipsis 5:6) y Jesús, el Cordero perfecto, en su trono (Apocalipsis 3:21). No se trataba de la música, no se trataba de la experiencia, el emocinalismo no era el centro. Estaban postrados ante Dios simplemente por quien es El, un merecedor de adoración y un buscador de adoradores. La verdadera adoración es él estar atrapado en el que está siendo adorado, es estar involucrados en la gloria y majestad de aquel que está siendo adorado. Mientras estamos conscientes del mundo que nos rodea en nuestro tiempo personal con Dios, no hemos entrado en un lugar de adoración en el cual podamos estar completamente enfocados. Si estoy realmente adorando a Dios, debo estar perdido en la maravilla de Dios, en la maravilla de quien es Él es. Y es posible que nunca lleguemos a ese punto aquí en la tierra. Pero tenemos que aprender a perdernos en Dios y sólo Dios, olvidando nuestros problemas, olvidando nuestras preocupaciones, olvidándonos de las preocupaciones del mundo.

Esta adoración que Dios anhela la cual se centra en la verdad de lo que Él es, no sólo en los sentimientos de lo que Él es. La adoración es en espíritu y en verdad. La verdad aviva nuestros afectos, pero nuestros afectos no deben revolver a la verdad. Si me siento bien o no, sólo Dios merece adoración. Claro, podemos cantar una buena canción, pero ¿podemos adorar a Dios sin conocer suficientemente la verdad acerca de Él, esa verdad que nos abruma y rompe nuestras mentes, que aviva mi afecto hacia El con sentimientos de amor, alegría, emoción y asombro? O incluso sentimientos de desesperación y miedo reverencial? Mientras más verdad tengas, la misma no debería hacerte más intelectual o más frío, si no que debería hacerte un poderoso adorador. Cuanto más sabes acerca de Él, más abrumador Él es.

Mientras terminas este ayuno es bueno recordar – que fuiste creado para ser satisfecho sólo en Dios. Esa es la esencia de la adoración – conocer y abrazar y encontrar la alegría y la dependencia total y absoluta en el hecho de que es ” En Él en quien vivimos, nos movemos y existimos ” (Hechos 17:38). Esa es la verdadera satisfacción que el mundo no puede darnos. Se trata de una humilde satisfacción el saber que Dios quiere lo bueno para mí porque me ama y para que le demos la gloria. Es la satisfacción de adoración que no proviene de las canciones que me gustan, o del medio ambiente que es de mi agrado, o que mis circunstancias son de la manera que usted quisiera que fueran, o que todo en tu vida parece correcto – no! Viene de estar perdido en quién es Dios y lo que Él ha hecho por usted a través del evangelio de la gloria de Jesucristo. Es irónico – la manera de encontrar la satisfacción es a través de estar en Dios. El resto del libro de Apocalipsis, desde el capítulo 6 en adelante, parece centrarse en la ira de Dios. Es desde su trono que Dios está siendo adorado, es de donde la ira se derrama en un mundo que ha sido maldito pecado. La tierra será eliminada y la ira de Dios, en su horror y esplendor, se verá en toda su fuerza.

Sin embargo, ante este trono, estos adoradores no se enfrentan a juicio. Esto no es un trono de juicio para usted, sino más bien un trono de la gracia, en donde usted puede acercarse Confiadamente. Este trono de la gracia al que nos podemos acercar confiadamente y encontrar nuestra satisfacción cuando sentimos que no podemos hacerlo, cuando estamos cansados, cuando estamos cansados, cuando necesitamos ayuda. Tenemos acceso a este trono por causa de Jesús. Es su gracia que me ha traído a salvo hasta este momento, y su gracia me guiara hasta mi casa. “La gracia no es sólo para la salvación. Es también para nosotros llevar todo el camino hasta el final.

Si somos capaces de comprender esta verdad ahora , lo absolutamente increíble y la satisfacción de su gracia , es decir, cuan insondable su amor es, la satisfacción de él es a través de Su amor, Sus bendiciones , Su soberanía, su perdón, su nuevo nacimiento, Su reino , Su aprobación, su pastoreo (cuidado), su presencia, su alimentación (la palabra), su alegría, e incluso su disciplina – sí, si nos aferramos a eso y mucho más , no sería de extrañar el que ofrezcamos nuestras coronas y clamemos a él junto a el coro celestial, “Santo, Santo, Santo es el Señor Dios Todopoderoso. ” No sería nada extraño postrarse ante el trono, ante un Dios que vio como bueno el proporcionarnos todo lo que necesitábamos para nuestro bien y la alegría, y en última instancia, para su gloria. No sería nada extraño qué nos uniremos con los santos de la antigüedad declarando: ” Digno es el Cordero” que compró todas las promesas de Dios para con nosotros a través de Su sangre. No será nada extraño el que estemos declarando, ” Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas ” a un Dios que mantuvo su promesa de ” que todas las cosas ayudan a bien, para aquellos que son llamados conforme a su propósito” (Romanos 8:28). No será nada extraño el qué estaremos cantando , ” Al que está sentado en el trono y al Cordero , sea la alabanza , la honra, la gloria y el poder por siempre y para siempre! ” a Dios que no se alejó de su plan de comenzar una obra en nosotros y terminarla (Filipenses 1:06).

Oración: Señor Dios, Tú has sido fiel en revelarnos a nosotros a través de este ayuno que sólo Tu satisfaces. Espero poder seguir creciendo en la gracia y la intimidad contigo día a día. Gracias por Tu gracia sustentadora a largo de este ayuno. A ti, Dios padre, que estás sentado en el trono y al Cordero, Jesucristo, sea la alabanza, la honra, la gloria y la poder para siempre y para siempre!

Para Profundizar: Postrese y adore!

Oración por CityLights: Mientras culmina el ayuno, oren para que anhelemos el regreso de Jesús y nuestro disfrute de ser recibidos en la sala del trono que de adoración .

Versículo para Memorizar: Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. (Apocalipsis 5:13 RVR60)

Canción Recomendada: “La Gloriosa Cruz” En Espíritu y Verdad

Comments are closed.