Juan 17:15
Posted on January 15, 2015 by

Escrito por el Pastor Eliot Velazquez

“Sabes, si ir a Rumelle y encontrarlo para que regrese a casa…si eso me da el derecho de regresar a mi esposa, entonces esa es mi decisión.”

Así dijo el Capitán Miller, protagonizado por Tom Hanks en la película Saving Private Ryan. El Capitán Miller dirige a un grupo de soldados en una misión para salvar a uno de los suyos, después de reportes que sus hermanos han muerto en combate, y la necesidad de que su madre no tenga la angustia de perder a todos sus hijos en la batalla.

Al enfrentarse con varias escaramuzas en el esfuerzo para encontrar al soldad sin comunicación moderna, discuten los meritos de la misión. “Quieres explicarme la matemática de esto? O sea, cual es el sentido de arriesgar la vida de los ocho de nosotros para salvar a un chavo?” dice uno de ellos. Hasta el Capitán Miller dice, “Más le vale irse a su casa y curar alguna enfermedad o inventar una bombilla de luz que dure aun mas o algo.”

Sin embargo permanecieron fieles a su misión. Ellos sabían que sus deseos eran regresar a casa para estar con seres queridos, lejos de la batalla. Pero también sabían la importancia de la misión la cual fueron llamados.

En sus horas finales, en lo que era típico de Jesus, pasa su tiempo orando por si mismo, por sus discípulos, y por los creyentes futuros. Y en su oración dice palabras enternecedoras que resuenan por las generaciones. Es una oración que El Padre contesta. “No pido que los quites de este mundo, pero que los protejas del enemigo” (Juan 17:15).

Pero porque? Sabemos que Pablo dijo que es mejor irse y estar con Cristo (Filipenses 1:23). Sabemos que el cielo será nuestra morada y que somos peregrinos y extranjeros en esta tierra (1 Pedro 2:11).

La motivación de la oración de Jesus viene unos versículos después: “Así como me mandaste al mundo, yo los he mandado al mundo” (Juan 17:18). Jesus fue enviado a una misión de rescate al mundo y de esta manera manda a su pueblo con la misma misión.

Jesus no ora por tu escape de este mundo, el ora por tu victoria. No para abandonar al mundo sino vencer al mundo. Nos llama a su mission. El desea que no seamos de este mundo pero nos manda al mundo. David Mathis escribe, “Los seguidores verdaderos de Jesus no solamente han sido crucificados del mundo pero han sido resucitados a una nueva vida y enviados de vuelta para liberar a otros. Hemos sido rescatados de las tinieblas y hemos sido dado la Luz no para huir de las tinieblas, pero para guiar nuestros pasos mientras regresamos para rescatar a otros.”

ORA PARA UN VIDA LLENA DE MISSION PARA LOS CREYENTES

Muchas veces, en nuestro deseo de ser santos, nos separamos del sistema de este mundo. Aunque tengamos buenas intenciones, podemos correr el riesgo de no poner cuidado a nuestro llamado a ser ministros de reconciliación (2 Corintios 5:18) y embajadores de Cristo (2 Corintios 5:20). Nuestra búsqueda de Jesus debe proveer insolación del calor del ataque del enemigo en nuestra devoción a Cristo pero nunca a ser aislado de la gente perdida alrededor de nosotros. Ora que los santos de la Iglesia CityLights maduren en la semejanza de Cristo, que sean insolados de los ataques del enemigo, y que tengan vidas integradas en las vidas de los perdidos y que reconozcan que están en una misión de rescate para Jesus, agentes de cambio con el mensaje transformativo del evangelio.

Comments are closed.